miércoles, 25 de septiembre de 2013

LA SOMBRA DE MI ARMARIO







Bueno a veces le da a una por hacer cosas distintas y una tarde me dio por coger papel y lápiz con la intención de escribir un microrrelato. No tengo ninguna experiencia en esto así que empiezo pidiendo perdón a los que lo lean y vean los defectos, es simplemente una historia verdadera o inventada que mas da,  pero una historia.  Escogiendo para el argumento tres palabras clave : armario, zapatos y viaje este  fue mi resultado:



LA SOMBRA DE MI ARMARIO


      Estaba preparada para ver de nuevo aquella casa, algo me decía que este viaje iba a cambiar mi vida. El regreso a aquel lugar había sido una importante decisión muy pensada dejando atrás mi trabajo y amigos pero  tenía que volver con la única persona que me quedaba al otro lado del mundo.  Tenía 6 años cuando dejé España y aún con los años pasados  nunca me había olvidado de ella.
     El taxi paró ante la majestuosa puerta de madera, un escalofrío recorrió mi espalda al ver la preciosa casa, se encontraba tal cual la recordaba quizás con algún que otro desperfecto en el inmenso jardín donde las enredaderas enfurecidas llenaban la fuente, pero seguía igual. Unos pasos sigilosos se acercaban, ante mi una anciana con cara sonriente salió a mi encuentro , era ella!  hacia tiempo que no la veía pues miles de kilómetros nos separaban desde que marché con mis padres a Italia, pero ella seguía tan bella como siempre. Mi abuela me abrazó intensamente   -bienvenida mi niña-  dijo mientras se limpiaba disimuladamente las lágrimas.
    El reencuentro fue inolvidable para ambas, pasamos horas contándonos historias y recordando el pasado de mi infancia en aquella maravillosa casa. Pasó tan rápido que la noche nos sorprendió, cuando subí a mi antigua habitación todo era exactamente igual a como yo  la recordaba, hasta el mismo ruido al abrir la puerta seguía allí, el paso del tiempo no había cambiado nada o casi nada… Algo me llamó la atención,  una curiosa sombra se reflejaba en el suelo,  procedía de la puerta entreabierta del armario donde la brisa que entraba por la ventana la hacía tambalear tímidamente. No pude contener la emoción al ver unos zapatos dorados ,  eran los stilettos que mi madre me dejaba cuando era niña y yo se los pedía para bailar. En ese momento la recordé a ella, en esa misma habitación con su vestido maravilloso bailando con una niña traviesa que le había quitado sus zapatos, pero algo me hizo volver a la realidad, alguien me tocaba el hombro, muy despacio , cuando me dí la vuelta mi abuela tenía una débil sonrisa y sus palabras titubeaban como si no quisieran salir   - Los tenía guardados para ti, a ella le hubiera gustado - , no tardé un segundo en descalzarme y probar que aquellos eran los zapatos que yo tanto ansiaba cuando era pequeña. Ya no me quedaban grandes eran perfectos, majestuosos como entonces se los veía a ella. Sentí de repente mucha fuerza como si volviese a ser la niña traviesa de siempre con los zapatos dorados en esa misma habitación dispuesta a girar y saltar como lo hacía antes.
   Esa sombra en el armario de mi antigua habitación me había hecho despertar el gran amor que sentía por esa casa, por mi familia y lo contenta que estaba por haber decidido realizar ese viaje, quedarme por siempre.
   Aquí es donde debía de estar, yo y mis zapatos dorados preparados para el próximo baile!


Cheska



11 comentarios:

  1. Mira hija, lo tuyo es muy fuerte eh? yo quiero preguntarte de donde sacas el tiempo, ya me gustaría conocerte personalmente Cheska eres estupenda!!
    Me ha encantado,muy breve y bien redactado, una historia muy bonita.

    Besitos

    Besos guapa

    ResponderEliminar
  2. Oye me ha gustado mucho, imaginación en una sola tarde? ya me gustaría a mi ser así.
    Eres un libro de sorpresas cuando te visito consigues entretenerme y eso me gusta!!

    Un beso y hasta la próxima :)

    ResponderEliminar
  3. Tú y tu imaginación... ¡¡¡aplastantes!!!
    Véase como irradias arte ya sea con una pluma, carboncillo, telas o papel...

    ResponderEliminar
  4. Herma!! Pero que callado te lo tenías!! Me gusta muuuuuucho!! De verdad!! Sigue, sigue!! Te imaginas relatos cortos acompañados de tus ilustraciones?? Venga!!

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho la verdad. Muy breve y conciso, eso es un microrrelato, perfecto!

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Pues tu historia me ha encantado Cheska, imaginacion y creatividad son tus fuertes por todo lo que veo en tu blog.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
  7. Bonita historia, me has hecho recordar algo de mi pasado.
    De donde te ha venido la idea? eres muy polifacética tu eh?

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Me alegro que os guste, os doy a todos las gracias por vuestros comentarios.
    A veces lees un articulo en una revista de ¡concurso literario! y se te queda el gusanillo de " yo esto lo hago" y así fue, a los pocos días dije voy a escribir un microrrelato cogí papel y lápiz y apareció la historia. Así tal cual como diría mi amiga Monica: "Sin ton ni son" jejeje

    Un beso a todos y gracias!!

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado, muy emotivo. A mi también me gusta escribir, pero no me atrevo a ponerlo ni siquiera en el blog :(.

    ResponderEliminar